Top_Comunicacion.png

SERES Blog - La transformación digital a través de la factura electrónica, EDI, digitalización...

Estados Unidos: en búsqueda de un estándar de factura electrónica

Bandera de EEUU

En los últimos años, en Estados Unidos, se ha despertado un creciente interés por la factura electrónica. No obstante, las autoridades se han encontrado numerosos contratiempos a la hora de intentar implementarla. Después de varios años estudiando un modelo de implantación de la factura electrónica en el país, el gobierno se ha dado cuenta de que el principal problema para su puesta en marcha reside en la falta de consenso para estandarizar un formato.

Los inicios para implementar un modelo de factura electrónica en Estados Unidos se remontan a 2015, cuando la Reserva Federal lanzó una iniciativa regida por la Business Payments Coalition (BPC), que estaba dirigida a promover el uso de la facturación electrónica entre las empresas del país. Para ello, se diseñó un plan de acciones a desarrollar en tres años y que cuenta con cuatro fases diferenciadas:

  • Evaluación: durante esta etapa, se realiza un análisis preliminar de los marcos legislativos existentes en diferentes países sobre la factura electrónica y se estudia su idoneidad para su adaptación en Estados Unidos.
  • Fidelización: se informa de todo el análisis preliminar a las partes interesadas (empresas, proveedores de servicios, bancos, etc.) con el objetivo de conseguir que se involucren en el proyecto.
  • Desarrollo: se establecen grupos de trabajo con las partes interesadas. Durante esta etapa se define el marco legislativo, los requisitos técnicos para el envío y la recepción de facturas electrónicas, y un plan de puesta en marcha.
  • Aceptación en el mercado: se promoverá el plan de implementación de la factura electrónica entre todas las empresas del país.

En la actualidad, el proyecto se encuentra en la fase de “desarrollo”. La BPC ha establecido dos grupos de trabajo dedicados a estudiar diferentes componentes del marco de implementación de la factura electrónica. El primero de ellos se centra en crear una infraestructura de mensajería para que las empresas intercambien facturas electrónicas. Mientras que el otro grupo de trabajo se encarga de definir un modelo semántico para la factura electrónica.

Es en este último punto en el que se están encontrando diferentes problemáticas y divergencias. En 2017, la BPC publicó el “Catalog of Electronic Invoice Technical Standards in the U.S.”, en el que se detallaban todos los formatos de e-factura que se habían utilizado en el país. En dicho catálogo se recogen más de 40 formatos diferentes, lo que supone una falta de interoperabilidad en el momento de usar la factura electrónica, y este parece ser el principal motivo por el que las compañías son reacias a su implementación.

En 2019, la BPC realizó una evaluación de los avances que se habían llevado a cabo hasta el momento y estableció nuevos planes y medidas de actuación para 2020. Se prevé que Estados Unidos continúe trabajando para adaptarse a diferentes organismos como son X12 y OASIS UBL, y a organizaciones como Open-PEPPOL y EESPA.

Conoce más sobre el uso de la Factura Electrónica

Estudio Factura Electrónica Anual 2020

Suscríbete ahora y no te pierdas todas las novedades

ARTÍCULOS POR TEMA