Top_Comunicacion.png

SERES Blog - La transformación digital a través de la factura electrónica, EDI, digitalización...

¿Qué diferencia hay entre un certificado de firma electrónica y una firma electrónica?

Un error bastante común es confundir la firma electrónica con un certificado de firma electrónica y son muchas las cuestiones que surgen al respecto: ¿es necesario contar con un certificado electrónico para hacer uso de la firma electrónica?, ¿cuántos tipos de certificados de firma electrónica existen?, ¿qué validez legal tiene?

Certificado electrónico

Para entenderlo mejor, vamos a comenzar por explicar qué es un certificado de firma electrónica. De acuerdo con lo establecido en el Reglamento eIDAS, relativo a la identificación electrónica y los servicios de confianza para las transacciones electrónicas en el mercado interior, el certificado de firma electrónica es una declaración electrónica que vincula los datos de validación de una firma con una persona física y confirma, al menos, el nombre o el seudónimo de esa persona.

Dentro de los certificados de firma electrónica encontramos el certificado cualificado. Para que un certificado de firma electrónica sea “cualificado” es necesario que haya sido expedido por un prestador de servicios de confianza. La principal diferencia entre los servicios de confianza cualificados y los no cualificados, es que los primeros gozan de presunción de validez jurídica. Es decir, que para expedir los certificados cualificados de firma electrónica previamente se ha validado la identidad del firmante.

¿Se necesita un certificado de firma electrónica para hacer uso de la firma electrónica?

Será el tipo de firma electrónica que se vaya a utilizar el que determine la necesidad de contar, o no, con un certificado de firma electrónica. Según la normativa vigente, en España existen tres tipos de firma electrónica:

  • La firma electrónica simple.
  • La firma electrónica avanzada.
  • La firma electrónica cualificada.

El uso de certificado de firma electrónica únicamente es necesario en el caso de la firma electrónica cualificada. Puesto que, tal y como se recoge en el reglamento eIDAS se trata de “una firma electrónica avanzada que se crea mediante un dispositivo cualificado de creación de firmas electrónicas y que se basa en un certificado cualificado de firma electrónica”.

La firma electrónica simple no tiene requisitos en relación a la identificación de la persona que firma el documento. Mientras que, la firma electrónica avanzada permite identificar al firmante “de manera única, habiendo sido creada utilizando datos de creación de la firma electrónica que el firmante puede utilizar, con un alto nivel de confianza, bajo su control exclusivo, y estando vinculada con los datos firmados por la misma de modo tal que cualquier modificación ulterior de los mismos sea detectable”. Por este motivo, no es necesario un certificado de firma electrónica para hacer uso de la misma.

¿Qué es Contralia?

Contralia es un servicio SaaS (Software as a Service) desarrollado por SERES que ofrece a las organizaciones un entorno online para el envío, aceptación y firma de documentos contractuales, incluidos los documentos justificativos, que requieran de un consentimiento de forma manifiesta. Contralia automatiza todo el proceso de notificación y seguimiento y acumula pruebas fehacientes de todas las acciones que se realizan en él. El servicio agiliza los procesos de contratación, ofrece trazabilidad (total o parcial) del estado de la documentación, integra los datos con los sistemas internos de las empresas, ofrece validez legar y garantía jurídica en la Unión Europea. Además, cumple con la Ley Orgánica de Protección de Datos, el Reglamento General de Protección de Datos y el Reglamento eIDAS.

SERES pone a disposición de las empresas Contralia, su solución de firma digital de documentos

SABER MÁS