Top_Comunicacion.png

SERES Blog - La transformación digital a través de la factura electrónica, EDI, digitalización...

La factura electrónica en Reino Unido

A pesar de que la facturación electrónica no es obligatoria en Reino Unido como ocurre en muchos países de Europa o Latinoamérica, sí que es cierto que en los últimos años se ha dado un gran impulso a la voluntariedad de uso. Ya en 2010 se creó el Foro Nacional de Facturación Electrónica del Reino Unido con la intención de promover la factura electrónica en los sectores público y privado del país. Tras ello, en 2015 la publicación del Small Business, Entreprise and Employment act estableció la posibilidad de regular el uso de la e-factura B2G en Reino Unido y el Aviso IVA 800/63 del 22 de mayo de 2015 dio la opción a los operadores económicos británicos de decidir entre el uso de la factura en papel y la e-factura.

HM Revenue & CustomsAun así, hasta el momento no se ha establecido ninguna regulación que establezca la obligatoriedad de facturación electrónica en las contrataciones del Reino Unido ni ninguna plataforma común para todo el país; aunque sí que hay intención de que el HMRC, HM Revenue & Customs, que es la Agencia Tributaria Británica, adopte la norma sobre facturación electrónica de la Unión Europea establecida por la Directiva 2014/55/UE.

De todos modos, a pesar de la no obligatoriedad, el gobierno británico sí que recomienda a las AAPP inglesas (gobierno central, gobiernos descentralizados, autoridades locales y agencias independientes) utilizar la factura en formato electrónico y muchas de ellas ya lo están haciendo.

Dentro del gobierno central se han impulsado el uso de la factura electrónica en el Ministerio de Defensa y en el propio HMRC. Además, otras organizaciones públicas también están incluyendo la modalidad electrónica en su facturación.

NHSPor otra parte, el Sistema Nacional de Salud o National Health Service (NHS) está impulsando una iniciativa de eProcurement por la que todas las transacciones con sus proveedores: gestiones, procesos de compra y comunicaciones se realicen de forma electrónica. Sin duda, esta iniciativa, que se empezó a definir en 2014, es la más notable de Reino Unido y no ha quedado ahí, sino que desde el 31 de marzo de 2016 la recepción de órdenes en los puntos de acceso al NHS es electrónica; y en marzo de 2017 ya el 18% de las facturas procesadas por el NHS eran en formato electrónico a través de la red PEPPOL.

Gobierno EscocésAsimismo, en Escocia, como eje central de su eCommerce Shared Service, se ha desarrollado una solución para toda la región llamada Professional Electronic Commerce Online System o PECOS P2P, que incluye la facturación electrónica. Y, de hecho, el gobierno escocés trabaja en centralizar la adopción de la e-factura de manera que cualquier organización del sector público escocés puede implementar la facturación electrónica. Los resultados están siendo muy positivos y, ya en septiembre de 2017, se habían registrado 87.071 facturas a través de dicha solución.

Gobierno GalésPor último, en Gales el Servicio de Contratación Nacional o National Procurement Service (NPS) es quien ha potenciado el desarrollo de una estrategia llamada eProcurement Service (ePS) para impulsar la contratación electrónica y se espera que ayude a establecer una estrategia de facturación electrónica para el sector público galés. Un ejemplo de estos avances es la incorporación de la factura electrónica en la Estrategia de compras 2016-2019 para Merthyr Tydfil, que incluye la Política de e-invoice del 2016.

No cabe duda de que la facturación electrónica es cada día más una realidad en el sector publico y privado del Reino Unido. Muchas empresas ya usan este sistema de facturación y son conscientes de los múltiples beneficios de su uso; por lo que no extraña que siga extendiéndose entre el entramado empresarial del país en los próximos años.

¿Quiere saber más sobre la situación de la factura electrónica en Europa?

SERES ha desarrollado un Whitepaper sobre la “Situación de la Factura Electrónica en Europa” que recopila en detalle los avances que se esperan en la facturación electrónica en la Unión Europea (Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Islandia, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Macedonia, Malta, Moldavia, Noruega, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rumanía, Suecia, Suiza y Turquía).

Es la guía perfecta para conocer a qué se enfrenta su empresa si quiere utilizar la e-factura de forma global.

Descargar White Paper