Top_Comunicacion.png

SERES Blog - La transformación digital a través de la factura electrónica, EDI, digitalización...

Oceanía se inicia en la facturación electrónica

En Oceanía, el único país que tiene obligatoriedad en relación a la factura electrónica es Fiyi. No obstante, parece que la exclusividad no durará mucho tiempo, puesto que Australia y Nueva Zelanda parecen estar decididos a dar los primeros pasos en la implementación de la e-factura, tras la firma del tratado Trans-Tasman e-Invoicing Interoperability Framework, que se espera que vea a luz a finales de 2019.

En la mayor parte de países que conforman el continente, la factura electrónica no se encuentra legislada, simplemente se hace referencia a la misma en las leyes que regulan el intercambio electrónico de documentos. En la actualidad, el uso de la factura electrónica en Oceanía es casi exclusivo en el entorno de la empresa privada.

Fiji Bandera

El gobierno de Fiyi lanzó, en 2017, la “Regulation on Electronic Fiscal Devices”, mediante la cual se implementaron unos sistemas electrónicos de fiscalización de forma obligatoria en el ámbito B2B. Entre las múltiples funcionalidades con las que cuentan estos sistemas se incluye la facturación electrónica. Con la finalidad de facilitar al máximo la implementación del sistema en las empresas, se dividió el proceso en tres fases, desde finales de 2017 hasta mayo de 2019.

Australia

También en 2017, el Consejo de Negocios Digitales de Australia aprobó el programa “eInvoicing Interoperability Framework”, que estableció una serie de estándares para la facturación electrónica que las empresas pueden elegir en función de sus posibilidades y preferencias. El objetivo principal de este tratado fue mejorar y digitalizar las relaciones comerciales a nivel nacional en Australia.

Nueva Zelanda

Tras la firma del tratado de “Trans-Tasman e-Invoicing Interoperability Framework”, Nueva Zelanda se encuentra trabajando actualmente en la creación de una ley que regularice la factura electrónica. Hasta el momento, el Departamento de Rentas no ha establecido ningún requisito específico para el uso de las e-facturas, más allá de indicar que se debe garantizar la autenticidad e integridad de la misma.

Australia y Nueva Zelanda dan un paso conjunto hacia la obligatoriedad

Australia y NZLas relaciones comerciales entre Australia y Nueva Zelanda son unas de las más solidas a nivel internacional, debido a la situación geográfica de ambos países. Según el Departamento del Tesoro del Gobierno australiano, los negocios entre Australia y Nueva Zelanda suponen alrededor de 1,3 billones de facturas al año, lo que implica unos gastos muy elevados para las empresas de ambos países.

Por este motivo, a finales de 2018, los dos países firmaron el acuerdo “Trans-Tasman e-Invoicing Interoperability Framework”, cuyo objetivo principal es introducir la e-factura en las relaciones comerciales entre las empresas y organizaciones de ambos países. Se estima que tras la implementación de la factura electrónica se ahorrarán más de 30 billones de dólares en un periodo de 10 años.

logo_PEPPOLPEPPOL ha sido la red elegida para que se lleve a cabo el envío, la recepción y la tramitación de facturas electrónicas. Esta transformación se llevará a cabo tanto en el entorno B2G como en el entorno B2B. Los Primeros Ministros de ambos países han establecido la Junta Directiva Australia-Nueva Zelanda para la Implementación de la Factura Electrónica, que tuvo su primera reunión en marzo de 2019 y se espera que a lo largo del año vayan ultimando todos los detalles para la puesta en marcha del plan de facturación electrónica, que se estima que esté listo para finales de 2019.

Descarga White Paper Oceanía

Descargue nuestro Whitepaper

SERES ha desarrollado un Whitepaper sobre la “Situación de la Factura Electrónica en Oceanía” que recopila en detalle los avances que se esperan en la factura electrónica en Oceanía (Australia, Fiyi y Nueva Zelanda).

Es la guía perfecta para conocer a qué se enfrenta su empresa si quiere utilizar la factura electrónica de forma global.